Más allá de la validez

0
245
francine van hove
francine van hove

Cuánta validez de la boca llena de néctar emana, la misma que asemeja el orden de cada oración, ¡Bendito razonamiento! Aquel que responde a “mis” sentidos, ¿Acaso no basta con la dialéctica que resulta de cada repentino estrujar? Pues se materializa todo sostenimiento, no sólo a través de ello, sino también, por el sujeto: atento, activo, moderado; es decir, Es manifiesto.

¡Ojos embusteros!

Veo que no miro; miro que veo

Ambiguo, ¡Cuánto maldigo!

Pues todo es especulativo

Sentidos que guían la validez, los mismos que responden a toda pasión, que llenan de brillo, resplandecen a través del ventanal, cual espectador se embriaga de divinidad emanada de la robusta y abrupta exposición, respecto a la primera impresión. Corre la particularidad, atraviesa y perfora a la testa, hace justicia de ésta, la cual y desde un inicio la denotó de rotunda validez, validez falaz, ¡He ahí la necedad! -que el despojo de toda sujeción “te” empape-.

Efectiva ha sido la construcción

La misma que se somete al límite

¡Cuán bella es la contemplación!

Contemplación “mía”

Ha perdido la cabeza, pues con ésta conoció: de existencias algunas, de experiencias otras cuantas; la gracia le califica, cuan cualitativo el repaso ha sido. De un bocado lo integro le ha deglutido: grácil universo, complejo, constante y jamás concluso; pese al contexto, dado existen implícitos singulares que como parte, responden al plural, el plural enigmático; de adentro hacia afuera, de lo poco a lo mucho, de la nada al todo, de lo individual a lo colectivo; y, viceversa.

Absoluta verdad, verdad absoluta

¿Dónde estás?

No me arriesgo que tambaleo

Asimilo; mas rechazo

¡Piedad, ven a “mí”!

Reyerta respecto a la voluntad; anda que va, caótica la representación, hueca sensación, abstracta encarnación, con el tiempo construye, previo el desmembramiento; en son de la estructuración, al ritmo de la aceptación, se reitera y no es abandono; pues se revela, docto, ante lo ordinario, más allá de la primera imagen.

¡Hambre!, es lo que tiene

Consume una parte

-Inevitable el vaivén-

 Ante la conciencia del todo y la puesta en cuestión

P.A.U.