Cuando comenzamos a adquirir el gusto por la música o por ciertas bandas,  no sabemos por dónde empezar y en lugar de escuchar el trabajo completo de algunas de ellas, acostumbramos acudir con el amigo que pensamos es el experto en música para que cual doctor, nos recete el “Álbum Bueno” para comprarlo, o en ocasiones terminamos por ignorar su consejo y al entrar en una tienda de discos o navegando por internet, dándonos cuenta que esa banda por la cual surgió tu interés, tiene un disco “De Éxitos”. Inmediatamente la respuesta es obvia y te haces de él.

Algunas maneras de conocer sobre la banda en cuestión, o el que ahora será parte de tu playlist son aceptables, son formas rápidas y hasta cierto punto eficientes al momento de conocer su trabajo musical, pero, ¿qué pasa cuando escuchas ese disco recopilado y sólo escuchas la canción que necesitabas? ¿O que inclusive sientes que el disco de éxitos es una mierda y sólo una canción era “la chida”? Bien, aquí trataremos de darte algunas sugerencias para un buen uso a los discos de recopilación.

  1. Cuando una canción te gusta mucho y no estás tan interesado en el resto de su trabajo, en lugar de comprar un recopilado, es mejor hacerte de un single o sencillo, éstos sólo incluyen la canción que buscas e inclusive la puedes encontrar en varias versiones: el tema que quieres remezclado con música electrónica de algún DJ que nadie conoce, la versión en vivo o incluso acústica. Algunas bandas se esfuerzan en vender sus sencillos colocando los buscados B-Sides o Lados B, pero de éstos hablaremos después. Aún se pueden encontrar en tiendas de discos. Otra recomendación es que puedes descargar sólo la canción que necesites y te olvidas de sufrir con la banda de tu interés.
  2. Si ya escuchaste varias canciones de tu banda, entonces es cuando puedo recomendar el disco de “Best Of”, ya estás preparado para conocer más de lo que la radio y videos te mostraron y empezar a descubrir todo lo que ofrece la banda, además de la imagen y música superficial que sirve para acercarte a su trabajo. En este punto lo recomendable es escuchar el álbum recopilatorio completo. Sabemos que es difícil no repetir las canciones conocidas pero ya que te animaste a conseguir material de la banda, es conveniente escuchar las canciones que según la disquera o la misma banda consideran importantes en su trayectoria.
  3. Ya que hayas degustado y digerido el material recopilatorio de la banda, el siguiente paso es adentrarte directamente a su discografía, conocer como se fue gestando su propuesta y sumergirte en el sonido de la banda, en este punto lo recomendable es que las canciones de este disco que más te gustaron sepas de qué álbum fueron extraídas para que lo consigas y puedas disfrutar de la fuente original de los temas que te agradaron.
  4. Trata de que en el recopilado que elegiste para conocer a la banda en cuestión, NO haya temas recopilados exclusivamente de las siguientes versiones: “acústico/unplugged, versiones remix, live/en vivo o B-Sides/lados B”, este tipo de recopilados van dirigidos para los que son muy fans de la banda y por lo general sólo el 20% del álbum es bueno y lo demás es paja para completar el tracklist. El elegir este tipo de recopilado por lo general lo único que logra es alejar a los neófitos, de la banda.
  5. Si después de escuchar el álbum recopilatorio no te agradó ninguna canción y sólo los sencillos, ahí la tienes fácil ya que el camino por conocer su trabajo ha terminado y puedes comenzar buscando otras bandas con una propuesta que más te convenza.

Estos son algunos consejos que puedo sugerirles para entrarle a los discos recopilados  y sacarle jugo a las bandas a las que pretenden acercarse. Disfrútenlos tanto si les parece interesante o como si sólo fueran una banda de un one hit wonder.